Dicas rápidas Ver todos los tips
Opinión destacada

La Confitería Torres es una cafetería y Salón de Té tradicional del centro de Santiago, está ubicada a un costado de la Alameda, casi llegando al Palacio La Moneda. El local es conocido por haber recibido a presidentes de la República en sus mesas, desde Arturo Alessandri Palma hasta Sebastián Piñera.

La Confitería Torres existe desde 1879, y el negocio sigue aún en la familia de los dueños originales. Ir a comer al Torres es una experiencia imperdible, sobre todo por conocer el Palacio Iñiguez por dentro, que fue remodelado y adaptado, pero conserva aún su fachada, del palacio construido en 1908.

Para comer hay desde lo más tradicional como barros jarpa y barros luco, hasta el sandwich Presidencial que nos dejó Piñera, Salmón, Philadephia y rúcula. Mi favorito como siempre, son los pasteles, hacen unas galletitas de mantequilla demasiado ricas, como las que comía cuando era chica.

Hay tragos tradicionales, vino, jugos, té, consomés y platos de fondo, la cocina es súper completa, y un lugar ideal para personas que les gusta lo histórico, porque tienen muchas fotos de visitas ilustres de todos los tiempos.
avaliações recomendadas

Nace en el año 1879 y ya cuenta con 3 locales en Santiago.
El edificio más antiguo está ubicado en plena Alameda nº 1570
El Palacio Iñiguez es un hermoso edificio que alberga y atesora las visitas de personajes ilustres del ambiente político, social y cultural de la época.
Aquí encuentras platos con aroma a tradición culinaria, los clásicos sandwich!!!
Pide que te aconsejen qué pedir según tus gustos o los de algún político.
Muy buena atención.
Un hermoso bar de roble.
Las mesas siempre impecables, las cortinas a media ventana.
Hay un subterráneo donde esta la cava :)
Al llegar lo primero que notas es el hermoso diseño, las puertas de madera y el encanto de volver al pasado con historia.
Foto opinião do Paolyta Mora sobre Confiteria Torres
Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.

La Confitería Torres es una cafetería y Salón de Té tradicional del centro de Santiago, está ubicada a un costado de la Alameda, casi llegando al Palacio La Moneda. El local es conocido por haber recibido a presidentes de la República en sus mesas, desde Arturo Alessandri Palma hasta Sebastián Piñera.

La Confitería Torres existe desde 1879, y el negocio sigue aún en la familia de los dueños originales. Ir a comer al Torres es una experiencia imperdible, sobre todo por conocer el Palacio Iñiguez por dentro, que fue remodelado y adaptado, pero conserva aún su fachada, del palacio construido en 1908.

Para comer hay desde lo más tradicional como barros jarpa y barros luco, hasta el sandwich Presidencial que nos dejó Piñera, Salmón, Philadephia y rúcula. Mi favorito como siempre, son los pasteles, hacen unas galletitas de mantequilla demasiado ricas, como las que comía cuando era chica.

Hay tragos tradicionales, vino, jugos, té, consomés y platos de fondo, la cocina es súper completa, y un lugar ideal para personas que les gusta lo histórico, porque tienen muchas fotos de visitas ilustres de todos los tiempos.
Foto opinião do Constanza Richards Barra sobre Confiteria Torres
Primera opinión del lugar

La confitería Torres (también conocida como café Torres) es el café más antiguo de Santiago. Fue fundado en 1879 por el mayordomo José Domingo Torres, y desde 1910 está ubicada en el Palacio Iñiguez, en plena Alameda.
Siempre ha sido visto como un espacio en dónde se ha gestado de cierto modo la vida política e intelectual de Santiago.
Ojo que es acá en dónde se crea el famoso Barros Luco, nombrado así en honor al Presidente Ramón Barros Luco. Cuenta la leyenda que acá también se creo la "cola de mono".
El local es bello, y conserva toda la onda del sXIX - sXX. Tiene un pequeño escenario en el que, para ocasiones especiales, se presentan ciertos músicos.
La carta es variada y tiene desde platos de fondo con mariscos a sandwichs clásicos, ensaladas y las clásicas oncesitas ricas (con sopaipillas, galletas, calzones rotos y picarones para agregar).
Los precios no son muy económicos pero yo siento que vale la pena. Porque todo es muy rico y, además, porque estas sentado en un lugar que forma parte de la história, nuestra história.
¿Conoces Confiteria Torres? ¡Escribe una opinión! ¡Da tu nota! Nota general
Mira las estrellas y después evalúa

Opinión
Para enviar fotos o rellena los campos adicionales, haz (no perderás lo que escribiste)